"Rubros Masculinizados", Mujeres en la Construcción

¿Sabías que la participación de mujeres en el rubro de la construcción fue de un 13,9% el año 2020? ¿Y que reciben un 11% menos de salario que los ingresos de un hombre cumpliendo la misma labor?


Variadas son las opiniones de diferentes sectores de la sociedad, respecto de la integración de mujeres trabajando en la construcción desde un “que poco femenino que trabajen entre hombres”, “que valiente trabajar con un grupo de solo hombres”, “¿será capaz?”, “no tiene las mismas habilidades que los hombres para hacer esta tarea”. Esas y muchas más son las frases que como mujeres en este rubro, nos ha tocado escuchar, en oportunidades de manera pacífica y otras más bien discriminatorias o con ironía, pero teniendo algo en común, que es la mirada sobre nosotras.


Históricamente la participación en los trabajos de la construcción ha sido en un alto porcentaje,

desempeñado por hombres, no obstante, en Chile hace ya años se han ido incorporando nuevas

prácticas con tal de aumentar la participación de mujeres, significando un desafío, debido a la baja cantidad del género femenino en el rubro.


Según cifras entregadas por la Cámara Chilena de la Construcción, en el año 2020 la participación de mujeres fue de un 13,9%, de los cuales solo un 60% lleva apenas cuatro años participando de este rubro, con una edad promedio de 40 años. Si, además, sumamos la brecha salarial que existe, ya que hombres cumpliendo la misma labor, reciben un 11% más que los ingresos de una mujer, nos deja en una clara desventaja.


Si bien se han realizado avances en el país para lograr una mejor integración, con políticas

públicas, aún nos queda esa visión más “tradicional” sobre la presencia femenina en estos

trabajos, por ello es que se deben romper barreras culturales, impulsando desde pequeñas, desde el núcleo familiar, aportando con más recursos, iniciativas que promuevan la capacitación, mejora de conocimientos, generar más oportunidades y poder dar una mirada a la construcción como un área en donde trabajamos seres humanos, un grupo de personas y profesionales, dejando los estereotipos de lado.


En la actualidad podemos observar que muchas mujeres han tomado un rol fundamental en el

avance de la economía del país, siendo cada vez más los oficios que han incursionado, dentro de

los cuales está la construcción, ya no es de extrañar ver a mujeres instalando pisos, cerámicos,

pintando, soldadoras, como también realizando trabajos en instalaciones, cada vez se van

especializando en estas áreas y de este modo hacer crecer el número de género.


Las mujeres hemos llegado al rubro, en todas sus áreas, por lo tanto, es hora de entregar una

mirada con mayor amplitud y afrontar que la construcción es un trabajo que puede ser ejecutado en igualdad de condiciones.


Con perseverancia y competencia podemos generar cambios, y ser más las que participemos

activamente de lo que nos apasiona, sin temor o dudas, que sea la decisión correcta.


María Loreto Avendaño

Fundadora de Viewhome

21 vistas0 comentarios