“A las mujeres nos han enseñado a ser educadas, a no molestar y a agradar al resto”





¿Cuántas veces hemos ido a un paseo o a un compromiso sin tener realmente ganas? ¿Cuántas veces hemos hecho favores, para evitar problemas o sentirnos un poco más valoradas? ¿Cuántas veces hacemos cosas que no necesariamente queremos, simplemente por cumplir o por agradar al resto? … Entonces la pregunta es: ¿Por qué nos exigimos tanto como mujeres?


“A las mujeres nos han enseñado a ser educadas, a no molestar y a evitar conflictos… a agradar al resto”



Un video que vi en redes sociales hace un tiempo, me dejó pensando bastante en cómo realmente influyen estas “enseñanzas” en nuestra vida diaria, en nuestro desarrollo y nuestra autoestima. Y es que la sociedad en la que vivimos nos ha hecho creer, que las mujeres debemos siempre “cumplir”. Nos ha empujado a poner siempre al otro por delante de uno (como madres, en el trabajo, como hijas, hermanas, esposas, etc), pero no nos dijeron que si estamos constantemente pensando en lo que puede o no sentir el otro si hacemos una cosa u otras, se va traduciendo inconscientemente en nuestra incapacidad de ir poniendo límites o no saber decir NO ante ciertas situaciones … y lo peor, es que a veces hasta olvidamos lo que de verdad queremos y por ende nos desconectamos de nosotras mismas y de nuestra esencia… ¿te lo habías cuestionado?


En esta reflexión de hoy, te quiero invitar a tomar consciencia de este tremendo tema, y a poner más límites sanos en nuestra vida. No sólo con un otro, sino también hacia nosotras mismas, porque esto también contribuye a nuestra propia “autoexigencia” (deber ser).


Creer que somos súper woman y que podemos hacerlas todas, también hace que pongamos nuestros límites y valorización en el lugar equivocado, y por ende, a que nos sintamos frustradas, invisibilizadas y a veces hasta no valoradas.


Establecer límites es tremendamente relevante y nos evita un tremendo desgaste mental y emocional (disminuye la “autocrítica”).


Entonces, pregúntate: ¿Esto lo estoy haciendo por agradar a alguien, para no armar conflicto o porque realmente quiero?


No significa que dejes de hacer todo lo que hacías, sino que tomes mayor consciencia de tus decisiones y tu verdadero valor.


Espero que te haya hecho sentido y coméntame qué opinas para crecer juntas.


¡Te mando un beso enorme!


Con amor,

Tere


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo